miércoles, 17 de abril de 2013

American stanford viejecita, ha acabado en una fría perrera (Murcia)


Todos los perros que acaban en perreras duelen, pero duelen aun más si cabe en casos como el de NOAH.

Me aventuro a imaginar su historia, que creo que no estará muy lejos de la realidad...
Seguramente a Noah la compraron, le cortaron las orejas para para que estuviera "más chula" y seguramente la usaron para criar y vender.

Al aparecer los primeros síntomas de leishmania (que es cutánea, es decir, que por el momento sólo le ha afectado a la piel, el mejor de los casos) la abandonarían, a pesar de sus 7 años.
Ahora NOAH vive en una jaula todo el día, y está triste, muy triste. En su carita se ve reflejado...

Noah es una perra que, siendo sinceros, nadie se va a enamorar de ella a primera vista ¿quién va a querer un "producto defectuoso"? "¡por Dios, si es vieja y está en enferma!"

Y yo me pregunto si cuando cualquiera de nosotros sea viejo y esté enfermo, y después de haber sido explotado toda su vida, quiera acabar en un frío asilo, abandonado por sus seres queridos.

No quiero que NOAH muera en la perrera, sola, triste y abandonada, y es por ello que RUEGO DIFUSIÓN PARA SU CASO.

Está en Murcia, pero se puede enviar a otras provincias completamente preparada.

Si quieres darle a NOAH el hogar que tantísimo necesita, escribe a: victoriaccg@gmail.com






LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...